martes, 28 de mayo de 2024 18:33 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
La conexión

Ejemplaridad

La próxima semana comenzará en León el juicio por el asesinato en mayo de 2014 de la presidenta de la Diputación Provincial, Isabel Carrasco. En el banquillo de los acusados se sentarán tres personas: Monserrat González, la presunta autora material; Triana Martínez, la hija y supuesta cómplice; y la policía local Raquel Gago, también acusada de complicidad necesaria. El fiscal es contundente en sus valoraciones. Solicita 23 años de prisión para cada una de las acusadas por los presuntos delitos de asesinato con alevosía, atentado y tenencia ilícita de amas.

Martínez Carrión
15/1/2016 - 02:20

Hay morbo y expectación. Decenas de medios de comunicación se han acreditado para seguir un juicio que se prolongará durante un mes. El lunes, día 18, se seleccionará el jurado popular y al día siguiente comenzará el juicio propiamente dicho. Están citados decenas de testigos. Todo hace indicar que el hecho en sí está bastante claro, falta por concretar la implicación de la agente de la policía local y el grado de complicidad de la hija, Triana.
Este juicio coincide con la celebración con otras vistas orales no menos llamativas, como el caso Noos, que se juzga en Palma de Mallorca, con el trasfondo de la implicación de la hermana del Rey y la de su marido; o el no menos dramático caso de la tragedia del ‘Madrid Arena' de la capital de España, en la que en la madrugada del 1 de noviembre de 2012 fallecieron cinco jóvenes en una fiesta de Halloween repleta de negligencias mortales. España es una gran sala de audiencias.
En el caso de León no se esperan grandes sorpresas. Sólo concretar la cuantía de las sentencias y la exigencia del cumplimiento del efecto de ejemplaridad. Los leoneses esperan que se haga justicia y que sea ejemplar. Con ello se dará por cerrado un hecho que traumatizó en su día a la siempre tranquila sociedad leonesa, cuyos ciudadanos quedaron horrorizados y consternados. Casi dos años después, las consecuencias del crimen están ya descontadas.
Los primeros en pasar página han sido los políticos. León respiró porque nunca hubo motivos políticos detrás de tan execrable asesinato; sólo un sentimiento tan primario como el de la venganza por parte de una madre y de una hija, las cuales habían anidado durante años un sentimiento de animadversión hacia la víctima por motivos laborales y personales. Los hechos parecen claros; ahora queda por conocer los argumentos de la defensa porque existe la posibilidad de que, a la desesperada, se trate de criminalizar a la propia víctima. Todo sea por intentar rebajar con atenuantes la gravedad del asesinato.
El juicio coincide, además, con un momento político muy incierto tras unas elecciones generales abiertas y con un mapa político municipal, provincial y autonómico, salido de las elecciones de mayo del pasado año, que, sin duda, habrían asombrado a la propia Carrasco. Estos dos periodos electorales han enterrado la herencia política de Carrasco. El equilibrio de poderes que ella construyó en vida no se parece en nada al actual. Carrasco ya es historia. Su forma de hacer política pertenece ya al pasado. De aquel duro y puro bipartidismo político sólo quedan residuos humeantes. Del partido que ella había diseñado sólo quedan recuerdos en las hemerotecas. La última página que queda por escribir es la de una sentencia judicial, que se espera sea ejemplar y contundente. Luego, ya sólo quedará el olvido.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres