lunes, 16 de septiembre de 2019 05:22 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Alcobendas

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
FALLECE EN ALCOBENDAS MARÍA PAZ SÁNCHEZ AGUADO

La anestesista que se adelantó a su tiempo

Hace tan solo unos días que se ha marchado, a los 88 años de edad, y lo ha hecho en silencio, como vivió, a pesar de ser una de las mujeres más relevantes que ha dado Alcobendas, su ciudad natal. Nunca le gustó darse la importancia que tenía, pero todos los que la conocían siempre han reconocido sus grandes méritos, ya que fue una mujer muy adelantada a su tiempo.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Mamen Crespo
30/3/2017 - 18:11

Se licenció en Medicina en 1955 y ejerció desde entonces su pasión como anestesista. Solo diez años después de comenzar su actividad, en 1965, ya había realizado 1.700 anestesias y se había convertido en una de las quince únicas mujeres anestesiólogas que ejercían en nuestro país en ese momento.

Ser mujer y médico en aquellos tiempos era noticia. De ahí, que los periódicos de la época la entrevistaran. Una de las publicaciones hablaba de ella como "una madrileña un poco tímida, de amable conversación y de gran sencillez" y apuntaba que tenía "la imagen de la mujer española de nuestros días, con voluntad de trabajo, capacitación profesional, altura científica y, todo ello, en magnífica síntesis con su propia feminidad". Y es que María Paz Sánchez Aguado era coqueta. También, según el periódico que la entrevistó en 1965, aficionada a la lectura, al teatro y a las excursiones, algo que corrobora su sobrino, Carlos Olivares, que siempre la consideró una segunda madre porque vivió "volcada en su familia y en su profesión". "Sus sobrinos y sus hermanos siempre fueron su prioridad", asegura.


La Paz y el Ramón y Cajal

En relación con su trabajo, hay que destacar que, en un principio, pretendía hacer una carrera de letras. Pero su padre, Felipe Sánchez, veterinario, que fue alcalde de Alcobendas, vio que tenía capacidad y vocación de médico. Y la convenció afortunadamente, tal y como ella misma reconocía cuando se la preguntaba. "En los últimos años de carrera, cuando frecuentaba el quirófano, comprendí que en ese lugar estaba mi puesto", reflexionaba María Paz en otra entrevista. Su especialidad en Anestesiología la llevó a trabajar en la Escuela de Enfermedades del Tórax de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense, en La Paz y en el Ramón y Cajal, aunque el  puesto por el que más se la conoció fue por ser la anestesista del equipo médico que atendió al general Franco.

"Adoraba su trabajo y a sus pacientes", subraya su sobrino, Carlos Olivares. Y ese amor a su profesión fue reconocido en 1976 con la Gran Cruz de la Orden Civil de Sanidad por "sus muchos merecimientos". María Paz se ha ido, pero su importante figura quedará para siempre en la memoria de Alcobendas.

La única mujer del equipo médico de Franco

En la imagen, María Paz aparece junto al resto de médicos que formaban parte del equipo que atendía al entonces Jefe del Estado. Además de por otros muchos méritos, recibió la Gran Cruz de la Orden Civil de Sanidad por “sus servicios durante la enfermedad de Franco”, según revela su sobrino.

Su familia conserva el último parte médico de la enfermedad del General, en el que aparece su firma. La Casa Real la felicitó por el reconocimiento.

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres