viernes, 19 de abril de 2024 14:30 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
videojuego

VONA/SHE, rebelión virtual contra la guerra y el machismo

La artista María Sánchez y Gammera Nest lanzan ‘VONA/SHE', un videojuego que recauda fondos para el museo de género de Kharkiv (Ucrania) y pone el acento en las tareas donde aún impera el patriarcado.

Archivado en: cultura, tecnología, VONA SHE, videojuegos, 8M, feminismo, Gammera Nest

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar
María Sánchez, investigadora y artista multidisciplinar

María Sánchez, investigadora y artista multidisciplinar

"Mantener abierto el museo cuesta unos 100 euros al mes"

Enlaces Relacionados

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

F. Q. Soriano
02/3/2023 - 17:37

En 2015, mucho antes de que la invasión rusa en Ucrania copara portadas y llenara informativos, María Sánchez decidió ir a la ciudad de Kharkiv para estudiar un doctorado. Ya en el primer día en su nuevo destino descubrió la dura realidad con la que lidiaban buena parte de los ucranianos: "La coordinadora de la ONG para la que trabajaba me enseñó a derribar de una patada una papelera para cubrirme a modo de escudo por si me veía en un enfrentamiento dentro de la ciudad". Desde entonces, esta artista española tuvo que empezar a convivir con un paisaje cuanto menos amenazador.

María Sánchez volvió tiempo después a España, pero esa estancia en suelo ucraniano dejó un poso importante en ella, especialmente en relación a un edificio singular. "Kharkiv alberga el único museo de género de todo el Este de Europa. Acoge más de 3.000 piezas, más allá de todas las actividades didácticas y pedagógicas que allí realizan", expone antes de relatar las dificultades que ha tenido que sortear el museo en estos años: "El primer día que lo visité me lo enseñó su directora a la luz de una vela, habían tenido que cortar la electricidad, ya no tenían dinero para pagarla. Saqué la linterna del teléfono y tuve la sensación de contar con más recursos que el propio museo. En esa época estaba situado en un piso muy viejo de origen soviético, de los que compartían la cocina y las zonas comunes. Era un poco tétrico porque allí hay objetos de época, vestidos... era una sensación escalofriante verlo así. Además, la visita tuvo un final bastante triste: era mi primer día de trabajo y mi labor allí iba a ser meterlo todo en cajas porque cerraban sus puertas".

Tal fue la situación que atravesó el museo que durante un tiempo María Sánchez vio peligrar seriamente el futuro de la instalación. "Llegamos a ver tan mal las cosas que desde la dirección del museo me ofrecieron la colección para traerla a España y hacerme cargo de ella. Para mí no tenía sentido que una persona como yo, una investigadora que estaba haciendo su tesis doctoral, se llevase de un país toda la historia de género y de la mujer".

FINALIDAD
Lejos de caer en el desánimo y predicando con el ejemplo, María Sánchez puso en marcha una campaña de marketing con el hashtag #SaveGenderMuseum. "La supervivencia del centro estaba tan comprometida que decidí hacer una campaña internacional, un 'crowdfunding', para mantener las puertas abiertas. Como el principio toda campaña cuesta un poco, decidí que no podía pedir a los demás si primero no lo hacía yo, así que el primer mes pagué lo que era necesario para mantenerlo abierto, el segundo mes lo pagaron mis abuelos, el tercero mis padres, el cuarto mis primos... y así fue como, poco a poco, fui liando a la gente que tenía más cerca mientras construía una campaña prácticamente de marketing, con logotipos, una página web, un hashtag... todo con la idea de 'Save gender museum', es decir, salvar el museo de género. Con todo ello, año tras año, hemos conseguido que la gente aporte su granito y tengamos la cantidad que cuesta mantener abierto el museo cada mes, que estamos hablando de 100 euros. Para ponerlo un poco perspectiva, hace ocho años, en esa época, el sueldo de un médico apenas superaba esos 100 euros".

Esta iniciativa ahora encuentra un nuevo apoyo en un videojuego bautizado como ‘VONA/SHE'. "Gammera Nest, el estudio que ha hecho el videojuego, se encargó de toda la parte técnica desde Madrid, y el equipo que estaba en Ucrania se encargaba de desarrollar la parte conceptual, de darnos el material", detalla para acabar llegando a la finalidad de un proyecto tan valiente como necesario: "'VONA/SHE' quiere lanzar un mensaje de empoderamiento a través de una aventura gráfica donde se cuentan otro tipo de situaciones, además, está cargado de referentes de mujeres dentro del mundo del arte, como Virginia Woolf".

Aunque es gratuito, el videojuego, disponible para descarga y jugar online, ofrece la posibilidad de realizar donativos. "Mantener abierto el museo cuesta cada mes unos 100 euros. Por eso, con aportar 50 céntimos o 1 euro se ayuda a que, por lo menos, preservemos la colección y que pueda reabrir sus puertas en un futuro", un objetivo que, por el momento, sigue en pie: "Los primeros días no soportaba ver las imágenes, no quedan casi edificios en pie en el centro, pero el museo se encuentra a las afueras y creo que esa ha sido la suerte de que, a pesar que las cristaleras exteriores han sufrido muchos daños y la estructura se ha visto afectada, la colección de momento está a salvo. Digo de momento porque es una información que debemos actualizar semanalmente porque vuelven los bombardeos y las alarmas a la ciudad. No sé si es el destino, la resistencia que estamos haciendo o esa lucha del pueblo ucraniano por defenderse, pero el museo sigue adelante. Tenemos que ayudarles a que, por lo menos puedan mantener la colección y no se pierda. Queremos crear conciencia de que, en una situación de conflicto, los museos y la cultura a veces tienen que cerrar, muchas veces ven recortado su presupuesto porque esos recursos van destinados a apoyar el conflicto".

----------

Cambiando el día a día de una forma amena y educativa:

“El principal objetivo es que la gente disfrute, eso ante todo”. Con este leitmotiv muy presente, María Sánchez y Gammera Nest han dado forma a un videojuego que “cuenta el día a día de una mujer ucraniana en su casa, desde que el suena el despertador, qué vas haciendo como ama de casa”. En palabras de la artista española, “dependiendo de las acciones que hagas, modificas el recorrido del juego. No tienes por qué hacer lo establecido, te puedes rebelar contra el patriarcado. Hay una anécdota, que es casi un 'spoiler', pero cuando estás preparando el desayuno, si tiras un huevo a la pared, el juego cambia y te muestra una parte del mundo del arte”.

A través de esa parte lúdica, María Sánchez espera que el videojuego también sirva para dar visibilidad a situaciones que deberían ir más allá del 8 de marzo. “El feminismo no habla de estar por encima de nadie, solo pedimos que las mujeres tengamos los mismos derechos, reconocimientos y oportunidades”, defiende.

Por eso trata de dar visibilidad tanto a la labor de mujeres artistas como otras que desarrollan su labor en el sector de los videojuegos. “Necesitamos más referentes, dar esas herramientas ya desde la infancia para que esas niñas vean que pueden ser y estudiar lo que quieran, que son igual de válidas. Si este videojuego abre un poco la perspectiva a alguien, ya estaríamos más que contentas”, finaliza.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres