domingo, 12 de julio de 2020 22:26 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Madrid

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos

"El caso no puede durar 6 años"

Abogados del Madrid Arena denuncian la falta de medios que tiene el juzgado.

Segunda inspección del Madrid Arena, el pasado 26 de diciembre

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/P.C.
28/12/2012 - 08:00

El empresario Miguel Ángel Flores, imputado por la muerte de cinco jóvenes en la fiesta de Halloween del Madrid Arena, no podrá celebrar finalmente su Spacefest para dar la bienvenida a 2013, un evento que organiza desde principios de los 90 y que ha tratado de sacar adelante a toda costa, a pesar de que Katia Esteban, Cristina Arce, Rocío Oña, Belén Langdon y María Teresa Alonso ya no están aquí por alguna que otra presunta imprudencia suya. La Nochevieja madrileña se queda sin estas cinco jóvenes, de entre 17 y 20 años, y también sin macrofiestas.

En casa, sus familias las seguirán esperando, intentando que las celebraciones navideñas pasen rápido para hacer frente a un año de juicios e investigaciones que honren su memoria. El próximo año comenzará con comparecencias los días 15, 16, 21, 22 y 23 de enero, tal y como han señalado los abogados de las víctimas, que temen el caso vaya para largo ante la ausencia de medios del juzgado. "No puede ser que el caso dure cinco o seis años", explicó Felipe Moreno, letrado de la familia Oña.

El pasado 26 de diciembre, tras realizar una segunda visita al Madrid Arena, con el juez del caso, Eduardo López Palop; el fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix; el secretario judicial, las acusaciones particulares y populares y las defensas de las empresa Kontrol 34 y de Diviertt, los abogados de las jóvenes han tildado de "cuchitril" el espacio destinado para la enfermería en la fiesta mortal.

Por otro lado, se mostraron sorprendidos de que la única cámara falsa fue la situada en el pasillo central donde se produjo la avalancha. "Cabe la sospecha razonable y es mucha casualidad que todas las cámaras de los vomitorios funcionaran y que ese día casualmente, el vomitorio central de los tres de salida y el más directo tenía una cámara que no funcionaba. Es la única de los vomitorios de salida que no grababa", apuntó Moreno.

Por su parte, la abogado de la acusación popular de Manos Limpias, Virginia López, ha pedido visionar las imágenes para determinar por dónde se colaron entre 2.000 y 3.000 personas y si procedían de uno o de varios botellones. Los magistrados han señalado que, tras las navidades, se habilitará un sitio, posiblemente el salón de actos de los Juzgados de Plaza de Castilla, para que la Policía visione las mil horas de grabación de las cámaras de seguridad.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres