lunes, 9 de diciembre de 2019 13:33 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Madrid

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
REPORTAJE: 'SOCIAL COUTURE'

Costura Social en el Barrio de las Letras

Descubrimos Teté Café Costura, un local pionero que permite alquilar máquinas de coser
por horas mientras se comparten conocimientos. También asistir a talleres de reciclaje textil.

Archivado en: social couture, costura social, tete cafe costura, madrid, barrio de las letras, teresa barrera

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar
Un momento de la clase de costura·Fotografía: Chema Martínez

Un momento de la clase de costura·Fotografía: Chema Martínez

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/Patricia Costa
01/2/2013 - 07:17

Unos se refieren a ellos como espacios de 'cosewing', otros como como lugares donde dar rienda suelta a la conocida como 'social couture', o lo que es lo mismo, la 'costura social'. Cuentan los expertos que el primer café costura europeo, 'Linkle', nació en Berlín en 2006; mientras que en Manchester, por ejemplo, nos encontramos ahora a 'Ministry of Craft'; y en Nevada (EE.UU.) a 'Sew Stitches'. Aquí, bien cerca, en la calle San Pedro número 7, descubrimos el particular encanto de Teté Café Costura, pionero en nuestro país en esto de la 'social couture'.

En su salón de té decorado con muebles antiguos, uno puede alquilar una máquina de coser por horas mientras perfecciona sus habilidades, se relaciona con otros aficionados a la aguja y al hilo, y comparte técnicas y conocimientos. También ofrece talleres específicos para aprender a reciclar prendas, ganchillo, punto, patronaje...

A las cinco de la tarde de un día cualquiera, los motores de las máquinas Alfa que también decoran la entrada comienzan a sonar. Esta es la tercera clase de costura a máquina para principiantes a la que asiste Javier, que hoy se atreverá a coger el bajo de un pantalón tras varios días practicando sobre papel. "Trabajo en el medio, en vestuario, y me sirve de aprendizaje para mi profesión", explica.

Con menos experiencia pero igual ilusión, Elena escucha atenta a Teresa Barrera, fundadora de Teté Café Costura, mientras repasa las instrucciones de la máquina de coser. "Me apetecía probarlo y hacer algo manual, relacionado con la creatividad. Para empezar escogeré algo fácil, un cojín o algo así. Renovar el vestuario me parece de nivel avanzado", bromea. "Aquí viene sobre todo gente joven, de entre 20 y 40 años, que quiere aprender a arreglarse la ropa o que busca hacer su propia colección y convertirse en diseñador", apunta la profesora.

Poco a poco, desmenuzadas las instrucciones de la máquina, enseñará a Elena desde enhebrar a hacer canillas o los primeros pespuntes. Además, y al margen de las clases, Teté Café Costura recibe una vez al mes a profesionales como Natalio Martín, diseñador de calzado programado para febrero; aunque por la calle San Pedro se han pasado otros tan populares como Assad Awad, el libanés que diseña complementos para artistas de la talla de Lady Gaga.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres