miércoles, 17 de agosto de 2022 08:41 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Un amigo de León

Cerulleda, fiesta con menos 'bravos'

Veo con atención un cartel anunciador con los títulos ‘Grandes Fiestas en Cerulleda', que me envió mi sobrino Luis, aunque sin mencionar el motivo de las mismas (San Antonio) se adelanta la fecha de su onomástica (13 de junio), por aquello de lograr que al ser sábado acuda más gente.

10/6/2022 - 01:10

Estas fiestas en nada se parecen a las que yo conocí cuando su celebración tenía lugar el mismo día del patrón. Pero entonces había gente y hoy no sobrepasan los cinco vecinos, generalmente de gente mayor, que habitan de una manera permanente.
Llegado el verano -como acudiendo a la llamada de los antepasados- aumenta de una manera considerable con la llegada de los descendientes de aquellos ‘Bravos' que el célebre escritor, Jesús Fernández Santos, inmortalizó en la obra del mismo nombre en la que presagiaba la casi desaparición del pueblo en un tiempo no muy lejano.
En los años cincuenta esta aseveración parecía arriesgada a la vista de los muchos jóvenes que allí vivían, como lo hicieron sus antepasados. En nuestra generación todo lo que oliera a fiesta, con el baile como protagonista, era lo más esperado a lo largo del año. La diversión comenzaba la víspera con la llegada de los músicos y los ‘cohetes' dando la vuelta al pueblo anunciando el comienzo de la misma, arropando a los músicos, los jóvenes del pueblo y los ‘rapaces' y ‘rapazas' (niños y niñas), que entonces sí los había, con la misma alegría que hoy sienten algunos cuando aparecen los artistas del momento.
Lo que ya denotaba la mayoría de edad, o la mocedad, era el echar unos pitillos de tabaco rubio, generalmente de Bisonte, que era delo más asequible y que desprendía un aroma envolvente, frente al famoso ‘cuarterón', que era lo que los lugareños fumaban durante todo el año. El viaje entre León y Cerulleda, entre tren y coche, podía durar tres horas. Después la fiesta, con los mozos, continuaba en la cantina que, aunque sin ningún lujo, tenía ese sabor auténtico donde, a la luz de un carburo (entonces no había luz eléctrica), se entonaban algunas canciones, se fumaba y se bebía a la espera del día grande quecomenzaba con la Santa Misa, seguida del baile antes de la comida, con la presencia de la Guardia Civil y del cura oficiante. Eso era entonces, hoy, como indica el cartel que mi sobrino Luis me envió, refleja la fiesta se reduce a una misa, baile vermú-charanga y a las 23,30 comenzará la fiesta ¿? amenizada con una discoteca móvil: Esto es lo que hay.
Dedicado a los pocos ‘bravos' y ‘bravas' que todavía resisten dando vida al pueblo.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres