sábado, 16 de diciembre de 2017 21:38 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos

Un bronceador para ti

La luz solar aporta energía y vitamina D, pero la exposición excesiva y sin control a la radiación ultravioleta (UV) puede ser enormemente perjudicial para la salud. Por ello, es necesario utilizar y aplicar correctamente el protector que más se adecúe a nuestra piel para evitar alteraciones cancerígenas futuras. Los expertos médicos de Cigna nos dicen cómo.

Archivado en: cosmética, salud

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Mamen Crespo
28/7/2017 - 07:52

  • Valora tu fototipo: Se conoce como fototipo a la capacidad de la piel para asimilar radiación solar. Hay seis tipos. Cada uno de ellos precisará de una protección diferente. Cuanto menos fototipo y, por tanto, más blanca la piel, más cantidad y más alta
  • Cuidado si tu piel es grasa: El tipo de piel es esencial para elegir el solar. Si tu piel es grasa, compra uno matificante y seborregulador que tenga base de agua o gel para evitar posibles brotes de acné. Si es seca, requiere una loción con textura gruesa para hidratar
  • El SPF, siempre mayor de 30: Lo más recomendable es utilizar un solar mayor de 30. Según los expertos, a partir de ahí, la diferencia no es muy acusada. Un SPF de 30 absorbe aproximadamente el 97 % de los rayos UVB; uno de 50, el 98 %; y uno con 100, casi el 99 %
  • El maquillaje, también con protección: Es cierto que resguarda de los rayos UV cuando se está en la calle en épocas en las que el sol no es tan fuerte. En verano, se recomienda utilizarlo como complemento de la crema solar, apostando por uno con protección
  • Mejor con filtros minerales: Hay que asegurarse de que no contenga parabenos, oxibenzona, palmitato u otros ingredientes dañinos. Las cremas de filtros físicos inorgánicos son las más seguras, especialmente para los niños, embarazadas y jóvenes en crecimiento
  • Más frecuencia que cantidad: Se recomienda aplicarse la crema solar de 15 a 30 minutos antes de la exposición. Es importante echarse el protector cada hora y media o dos horas y después de cada baño, aunque lo imprescindible es renovarlo
  • Protectores de amplio espectro: Muchos productos solo protegen de los rayos UVB. Dado que tanto éstos como los UVA pueden tener efectos cancerígenos, y que estos últimos son los causantes de las arrugas y envejecimiento de la piel, es adecuado protegerse de ambos
  • Partes principales a resguardar: No te olvides nunca de las zonas más importantes a proteger, que son brazos, manos, cara y cuello, tórax, abdomen, hombros, espalda, muslos, piernas, pies y zonas como los empeines, las orejas o la nuca, que siempre se nos olvidan

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres