viernes, 7 de agosto de 2020 12:22 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Uno al mes, como lo otro

ReLeer León

¿Ya nadie se acuerda de aquel invento fastuoso y ferial llamado Leer León, nadie se quiere acordar? A mí, sin querer, me lo recuerda cada noticia, cada rumor y dato que todavía me llegan de cuando en cuando, también sin querer, sin ser curioso. Preguntas: ¿saben los leoneses que la fundación creada para gestionar aquel prodigio no se puede disolver por las deudas ingentes que aún colean?

Archivado en: Javier Cuesta, Feria del Libro Leer León,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Javier Cuesta
10/7/2015 - 03:30

¿Y que todavía debe medio millón de euros por el alquiler de aquellas grandiosas carpas a una empresa asturiana? ¿Y que aquellos alquileres estaban más inflados aún que las carpas gigantes, con el fin de que el sobreprecio alcanzase (tacita a tacita) para las gratificaciones extra del selecto equipo gestor? ¿Y que por usar aquel nombre caprichoso y rotundo de Leer León se pagaron tres millones de pelas al que lo había registrado antes, oportuna y casualmente en no sé qué provincia lejana? ¿Saben los leoneses qué fue después de X, Y o Z, responsables inmediatos del desastre, flamantes promotores que celebraban reuniones en restaurantes de lujo con vinos de seiscientos ‘pavos' en la mesa? Seguir la pista de su trayectoria profesional posterior sería muy interesante para conocer si fueron condenados o premiados por aquello, por el mayor fiasco cultural de la historia reciente en ésta ya muy maltratada tierra, por la enésima gran oportunidad perdida en ese mundo de la cultura.
Los lodos actuales vienen de donde vienen, mas la crisis no castigó a los culpables; al contrario, fue endosada a los inocentes. Entonces todo fueron figurines y figurones, bailarines y bailones, advenedizos a la sombra del poder político manejando mucha pasta pública sin control ni vigilancia, todo intermediarios y gerentes, logos y fantasía, consorcios y patronatos, proyectos megalómanos y publicidad. Puro espectáculo fugaz financiado con nuestro dinero. Pues bien, por aquellos caudales derramados con alegría por la explanada de Eras dejaron de hacerse luego muchas cosas: adiós a históricos festivales de música, a certámenes literarios con solera, a publicaciones de libros y revistas... Del todo a la nada, del derroche a la miseria. ¿Y nadie de ese mundillo levanta la voz, dónde está el compromiso de intelectuales, periodistas, escritores, artistas? Alarmante alzheimer cultural, preocupante cobardía.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres