martes, 17 de mayo de 2022 05:57 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Mis apuntes

Agridulce rural

Será que estamos saliendo de la crisis!, comentaban una de estas noches, en la terraza del bar de mi pueblo, intentando justificar la poca afluencia veraniega que estamos teniendo. Es como si todos los que llenaban las mesas otros años estuvieran aprovechando días de sol y playa y no se hubieran acercado todavía a nuestra querida costa del adobe. Mientras tanto, los lugareños siguen esperando que el ajetreado mes de agosto devuelva la añoranza de aquellos años en los que las calles de los pueblos rebosaban vida por cualquier rincón.

Archivado en: Ana Isabel Ferreras, pueblos, mundo rural,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Ana Isabel Ferreras
31/7/2015 - 01:10

Lamentablemente ese jaleo que provoca el verano, con las risas y gritos de los chavales disfrutando más que en el mejor campamento organizado, la limpieza de casas, abriendo puertas y ventanas, llenando bares y verbenas, y los bancos llenos de paisanos tomando el fresco recordando batallitas, no es más que eso... un fugaz y momentáneo chispazo de alegría en el cada día más triste futuro del mundo rural.
Porque nuestros pueblos se mueren y parece que nada ni nadie podrá pararlo. En primer lugar y más importante, porque la gente no quiere vivir en ellos. La mayoría en cuanto tienen posibilidad prefieren buscar su acomodo en las cabeceras de provincia o zonas más próximas; incluso aquellos que trabajan en los pueblos prefieren fijar su residencia en la ciudad. Y en segundo lugar, porque las administraciones y los que ‘inventan' las leyes, llevan años encargándose de echar a los pocos que se atreven a quedarse, penalizando a los agricultores y ganaderos, poniéndoles todas las trabas posibles (explotaciones fuera del casco urbano, contratos basura en las industrias lácteas, precios precarios en la carne del ganado, bajo rendimiento de las tierras, etc.). Todo unido poco a poco va provocando el tétrico espectáculo al que asistimos cada invierno en nuestros pueblos. Cada vez que una casa se cierra, es muy difícil volver a abrirla, incluso en los calurosos meses de verano. Se van cerrando escuelas, casas cuartel, tiendas..... pero ahí siguen muchos, dándole vueltas a los dineros públicos llenándose los bolsillos con la excusa de la despoblación, pregonando proyectos que a la hora de la verdad no tienen el interés ni el coraje de poner en marcha.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres