martes, 19 de noviembre de 2019 10:55 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
hecho a mano

Y no pasa nada

También podría sustituir -más ajustado eslogan- a la desvirtuada ‘marca España' o a nuestro último hallazgo promocional ‘hecho en León'. Es la frase más repetida en los bares, verdaderos parlamentos del pueblo, o en la calle o en el tajo. Mensaje interiorizado por el españolito de a pie, difícil no escucharlo en cualquier charla sobre política, Tinín lo dice a menudo -como un mantra- en la tertulia espontánea del Carisma.

Javier Cuesta
22/4/2016 - 02:20

Si la casuística del país daría para un tratado, algún ejemplo de nuestro entorno servirá para ilustrarlo: ¿qué fue de la responsabilidad por la trama solar en la región? ¿y por la eólica? ¿alguien ha vuelto a saber de los gusanos en la sopa de los colegios o del desaguisado de las oposiciones de Enfermería? ¿cómo va lo del diputado comisionista de Segovia o lo de aquel alcalde de Valderas? ¿qué fue de los superdotados de la Dipu, talentos que conocían hasta un artículo ya derogado? ¿en qué quedaron las compras atípicas del Parque móvil? ¿y lo de la licencia del hostelero que tenía prisa por acabar con el desempleo leonés? ¿qué hay pendiente aún de la desdichada feria LeerLeón? ¿cuánto tarda lo de las sospechas del consejo de administración de Caja España? ¿qué tal va lo de las cuentas turbias del mundial de ciclismo en Ponferrada? Largo etcétera.
Alguna vez sucede que un tipo paga por los demás como escarmiento, un cabeza de turco, alguien quizá menos simpático, o un poco más primo... y un grupo mediático lo enfila y convierte su error (unas notas de estudios, una complementaria de hacienda, un tuit desafortunado) en caso prioritario aunque sea pecata minuta, en cacería aunque sea pieza menor. Pero lo habitual es que no pase nada. En ninguno de esos casos, en otros mil similares, nadie paga, no hay responsables ni dimisiones ni rectificación siquiera. Hablamos de culpa política, económica o incluso penal. Nada. Un implicado sólo ha de abrir un paraguas, aguantar el chaparrón, esperar, abstraerse, tener paciencia, espalda ancha... y todo amaina, poco a poco se olvida, hasta pueden volver a votarle o quizá le asciendan. Es como la versión adulterada de aquella idea-fuerza de Cela "el que resiste gana", que hoy debemos matizar: el desvergonzado que resiste gana y con ello sale perdiendo nuestro concepto de la honestidad. Y es también otra versión -corregida- del refrán popular: no es ya que el tiempo lo cure todo, lo legaliza directamente.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres