domingo, 8 de diciembre de 2019 11:10 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

Lentejas de baño

Me ha costado desistir de hablar de política, más concretamente de lo está sucediendo en esa parte de España que anda dale que dale con la separación del resto de los españoles, sin pensar, o sin querer pensar, lo que eso supone tanto para los propios catalanes cuando cientos de empresas se han ido, y quién sabe si volverán, pensando que ante tal amenaza el resto del Estado se iba a quedar de brazos cruzados.

Archivado en: Maximino Cañón, lentejas, historias de pueblos, lentejas en la bañera

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
27/10/2017 - 04:40

Bueno, pero como hoy no quiero seguirles el juego, voy a comentar algo que, como me dicen muchos, nos haga reír o pasar un rato distraído. Con cierta frecuencia me encuentro con Pedro Rabanillo, amigo y amante de historias pasadas, así como de lo que en el presente acontece. En el citado encuentro, salen a relucir semblanzas y anécdotas de las que hemos vivido o tenido conocimiento.
Yo le conté mis recuerdos en épocas de las matanzas en los pueblos, en los qu no había más agua corriente que la que transcurría por el río, cuando la gente que tenía que bajar a León para que el médico o especialista les examinara de alguna dolencia y se tenían que lavar en pleno río a temperaturas bajo cero. Entonces, Pedro, contraatacando en el comentario y haciendo gala de ser originario de un pueblo donde tenían un mayor nivel de vida, me comentó algo que me hizo reír. Se trataba de un vecino de su localidad de origen que había comprado una bañera, cuando pocos lo podían hacer y, en uno de esos encuentros entre paisanos, se le acercó y le dijo: "Mira Pedro, hoy las cosas han cambiado y podemos acceder a comodidades que antes no teníamos. Yo he comprado una bañera y, a Dios gracias, no la he tenido que usar hasta la fecha y la tengo llena de lentejas". De momento no entendía el sentido ni la gracia de la contestación que Pedro había recibido de parte el vecino del pueblo hasta que, haciendo una comparativa mental, entendí lo que el comentario contenía. En circunstancias normales la mayoría de la población carecía de cuartos de baños, sobre todo en las zonas rurales y de montaña. La moraleja estaba en que al llenar el baño de lentejas o garbanzos, sin usarlo para asearte a fondo, se ponía de manifiesto la buena salud de la que uno disfrutaba.
Hoy algunos tendrían que tener ‘escáner' en casa para lavarles el cerebro, que falta les hace.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres