domingo, 5 de diciembre de 2021 10:05 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

Cosas del verano (I)

Después de las fiestas patronales, comienza una nueva etapa para los que de una u otra manera puedan disfrutar unas merecidas vacaciones. Lo cierto es que cada vez quedan menos familiares en los pueblos a donde ir a dar unas mangas y a empaparse del buen tiempo, lejos del bullicio playero.

Archivado en: Maximino Cañón, Tren 'Shanghai', verabo

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
05/7/2019 - 02:20

Dicho esto, pasemos a recordar algunos inolvidable momentos que hemos podido disfrutar en la bendita juventud. Éramos una pandilla de amigos que nos desplazamos a pasar unos días, unos en tienda de campaña y otros en la afamada 'Cafetería California' de mi tío Agustín Gutiérrez, de la preciosa localidad de Villagarcía de Arosa.Tomábamos un tren denominado 'SHANGHAI' que salía de León a eso de las 11 de la noche para, después de las correspondientes paradas y trasbordo en Redondela, llegar a la Perla de Arosa sobre las 11 de la mañana del día siguiente. El lograr ir sentado en tercera o segunda era una verdadera odisea. Expectantes, nos fuimos metiendo en los distintos departamentos, no sé si eran para seis u ocho personas. En el primer viaje, y con el dinero justo para sobrellevar la estancia, no íbamos provistos de bebidas salvo alguna botella con agua del grifo o la fuente. Pero héte aquí que al ocupar unos de esos privilegiados asientos en un departamento, viajaba una chica rubia con una mujer morena que resultó ser una señora portuguesa que venía de permiso con la hija de los señores donde prestaba sus servicios como empleada del hogar en Suiza. La cosa se empezaba a caldear, en cuanto a sed me refiero, alimentada por la presencia de una botella de refresco que la señora había sacado de una bolsa nevera y la había depositado en la mesita al lado de la ventana del vagón, para que la niña, ("que no era tan niña") apagara la sed cuando el calor hiciera su presencia. La mirábamos con envidia cada vez que la citada niña daba un trago a la fría botella del refresco y la volvía a depositar en la mesita, limpiándose suavemente los labios con un pañuelo. Pero al llegar a un túnel, yo pude apreciar que a la salida del mismo el contenido del la botella había disminuido ostensiblemente a la vez que mi compañero Emilio, que se sentaba justo frente a la chica, se relamía mostrando una cara de satisfacción y picardía que no admitía duda: había echado un trago al refresco aprovechando la oscuridad del túnel, ya que entonces no se encendían las luces en el departamento. La niña, por si las moscas, no dijo ni pío.

 

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres