viernes, 14 de agosto de 2020 20:10 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

El desenganche de Andrés

El desenganche es una expresión utilizada en multitud de circunstancias. Me he desenganchado del juego, de la bebida, de las drogas, del fumar y de un sinfín de vicios y manías que cada uno ha venido alimentando. Pero el desenganche a que esta vez me refiero no está incluido en ninguna de esas prácticas que casi se puede decir que han sido inherentes al comportamiento del ser humano.

Archivado en: Maximino Cañón, Andrés Martínez Trapiello

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
06/9/2019 - 01:10

Como la mayoría de las personas, máxime si son amigos, en nuestros encuentros no se puede salvar la parte dedicada a los avatares políticos, sobre todo si esta discurre entre los que alguna vez, y con un alto componente de compromiso político, y "sin ánimo de lucro", desempeñamos algún cargo, bien de concejal o bien de diputado provincial y concejal, como fue el que ostentó Andrés. Con un café mañanero iniciamos la conversación matutina y, como es lógico, después de ver lo que resaltaban los medios informativos, con susto diario incluido, Andrés, mientras acercaba la taza de café a los labios me espeta: "Mira Maxi, yo ya me he desenganchado de la política, prefiero acompañar a ‘Tosca' (la perra obsequio de sus hijos) o sacar fotografías de todo aquello que me suscita interés de nuestras calles o edificios, que me produce mayor satisfacción y no me quema la sangre". Acto seguido le acompañé a los recados que día a día lleva a cabo para después, por circunstancias de la vida, ponerse frente a la cocina y elaborar algo que a mí, nada ducho en la materia culinaria, me parecen manjares dignos de un menú de alto coste aunque a algunos les resulte barato. Atrás quedaron aquellos años en los que tuve la suerte de conocer a Andrés. Los dos representábamos a distintas siglas y teníamos empleos de los de entonces ‘fijos' y cuando nuestra afición por la política era vocacional. Andrés tuvo que solventar un problema latente por aquel entonces en León (años 1987 y 1988) como fue el de los cortes de agua que veníamos padeciendo en nuestra ciudad y que, como consecuencia de su actuación, hizo que hoy tengamos agua de la traída y para nuestra higiene diaria. Entonces, aunque se cobraba poco, yo puedo decir que gané mucho, pues conocí a Andrés Martínez Trapiello y a su gran familia que me enriqueció más. Andrés, mañana tomamos otro café cortado, pero que tenga buena leche que de la otra sobra.
P.D. Para Aladino de la Fuente Monge, en recuerdo de sus años en Cerulleda.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres