sábado, 28 de noviembre de 2020 00:13 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

Y pasaron los difuntos y quedaron los vivos

Aunque parezca que durante el resto del año no nos acordamos de los que por una causa u otra nos dejaron, el día de Todos los Santos sigue siendo un día especial. Digamos que son fechas en las que no caben disculpas para hacer una visita, expresando el recuerdo, el cariño y los sentimientos hacia nuestros seres queridos desaparecidos. Esto vale igual para cualquier día en el que se quiera acompañar a nuestros muertos.

Archivado en: Maximino Cañón, Día de Todos los Santos,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
31/10/2019 - 02:20

La verdad es que impone el pasar delante de tantas tumbas que albergan lo que queda de aquellas personas anónimas o que conocimos. Cuando te colocas delante de las que te tocan más de cerca, sin querer, te preguntas si de alguna manera te estarán esperando o viendo y, si eso fuera así, que pensarán de los que les llevamos unas flores como expresión de afecto contenido mientras les dedicas unas oraciones o pensamientos de recuerdo, no de olvido, viendo pasar por la mente la película que protagonizamos en su compañía. Todo ello pensando en lo que esas personas significaron cuando estaban contigo, padres, hermanos, familiares y amigos pero sobre todo "personas queridas" con o sin rango familiar.
Según sea el estado de ánimo o las circunstancias, sales del recinto funerario con los ojos llorosos y estableciendo comparaciones ‘in mente' y cuestionando lo injusta que ha sido la vida a la hora de elegir a quién se le da o se le quita. Siempre según nuestro criterio terrenal y particular, y aunque como buenos cristianos, mantenemos la duda de una manera permanente del cómo será la otra vida y si, de verdad, nos encontraremos con todos aquellos que quisimos, amamos y conocimos.
Tengo un gran amigo médico que en otro tiempo, después de hacer un largo itinerario por hospitales, sanatorios y domicilios de enfermos que le tocaban en suerte, al tomar un café con los amigos parecía que respiraba y revivía diciendo: "¡Menos mal que todavía veo gente sana por la calle andando de un lugar para otro!". Porque, después de hacer las visitas que tengo que hacer cada día, por un momento llega a parecerte que casi todo el mundo está enfermo. Al hilo de este comentario alguno, con cierta sorna por el momento político en que nos encontrábamos, dijo: "No te preocupes, que aunque han pasado los difuntos ahora quedan muchos vivos".

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres