miércoles, 1 de abril de 2020 13:57 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

'Cal Viva'

El nombre de ‘Cal Viva' era un apodo que los trabajadores del ferrocarril de La Robla de entonces habían adjudicado a otro compañero debido al ímpetu con que se manifestaba en sus expresiones. Todo ello dentro del buen ambiente y la convivencia que por aquel entonces reinaba entre los empleados del conocido'Ferrocarril de La Robla'.

Archivado en: Maximino Cañón, la mili, Ferrocarril de La Robla, Feve, Olla Ferroviaria

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
15/11/2019 - 01:10

Por razones de servicio, y del tren que hacía el trayecto León-Bilbao y viceversa, eran frecuentes las pernoctaciones en el dormitorio de la estación de León. Derivado de la camaradería reinante y de las noches fuera de casa, se compartían ratos de ocio una vez acabadas las labores del mantenimiento del tren. Con tal motivo conocí lo que era la Olla Ferroviaria, que según me confirma Tino de sus tiempos de factor, consistía en una cantidad de alubias con chorizo, lacón, etc.,que, calentado con carbón de caña, era una alimentación ideal y contundente, abaratando costes, ya que el sueldo de entonces no daba para muchas alegrías.
Lo que hoy traigo a colación es una de las tantas anécdotas que ‘Cal Viva' protagonizó, como consecuencia de los viajes que desde Bilbao finalizaban en León, casi siempre con el mismo personal ferroviario, se habían establecido vínculos de amistad entre la buena gente que constituían los mencionados trabajadores de ‘vía estrecha', y los parroquianos de León que alternaban en los mismos lugares donde se tomaban unos ‘chiquitos de vino' y se jugaban partidas de mus como prolegómeno de la sabrosa olla. Se contaban historias acontecidas para deleite de cada uno. Estaban hablando de la tediosa mili, en la que cada cual contaba sus aventuras pasadas en el servicio a la patria, cuando Jesús irrumpió en la conversación comentando cómo un hijo de él, estando cumpliendo el servicio militar, en un ejercicio de tiro, se le acercó el capitán y después de ordenar la posición de ¡firme!, le dijo: "Oiga, ¿usted no será hijo de Jesús..., al que tuve bajo mi mando hace más de veinte años?". A lo que su hijo, extrañado por la pregunta, contestó: "Sí, señor, ¿pero como lo supo Ud, mi capitán?". "No sé, por la forma de guiñar el ojo, la manera de coger el fusil y el tino en acertar las dianas no podía ser otro que el hijo de aquel buen soldado que se llamaba Jesús y que estaba a mis órdenes".
Del posible Gobierno hablaremos otro día porque, como dice el refrán, éramos pocos y parió la abuela.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres