jueves, 26 de noviembre de 2020 14:10 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
ENTREVISTA / José Enrique García Presa / Nuevo Juez Decano del Partido Judicial de León

“En León es absolutamente necesario al menos un nuevo Juzgado de lo Social”

José Enrique García Presa es desde el 11 de junio el juez decano del Partido Judicial de León, cargo que cargo que compatibiliza con su actividad como juez titular del Juzgado de Familia nº 10 de León. Desde su nuevo cargo, reconoce que en León es necesario un nuevo Juzgado de lo Social, que faltan jueces en León para aligerar la excesiva carga de trabajo de los órganos judiciales y que son necesarios más medios para que la Justicia no sea lenta.

Archivado en: José Enrique García Presa, juez decano, Partido Judicial de León

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

José Ramón Bajo
24/7/2020 - 07:59

El pasado 11 de junio salió elegido Juez Decano del Partido Judicial de León con amplio respaldo de los 26 jueces convocados al proceso electoral. ¿Por qué se presentó?
León siempre ha tenido excelentes Decanos, todos ellos magníficos jueces y compañeros. Cuando uno toma una decisión en esta vida, sea la que sea, es porque seguramente corresponde adoptarla. En todo caso, la primera premisa para dar el paso era la certeza de que mi compañero Luis Alberto no se presentaría, circunstancia que hace algún tiempo ya nos había anunciado, más allá de que, además, en el próximo mes de septiembre se trasladará a la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias. A partir de ahí se activan las demás circunstancias, siendo una de las más importantes, sino la fundamental, el apoyo de los propios compañeros. Afronto este reto, desde luego, con ilusión y con ganas, contando con una gran ventaja, que es la ayuda de mis magníficos compañeros, con la que la gestión del Decanato será mucho más sencilla, aun siendo plenamente consciente de que el momento es complicado al venir de una situación excepcional nunca antes vivida.

Toma el relevo de Luis Alberto Gómez, al que usted no ha dejado de elogiar, en un cargo el que se recuerdan a jueces tan ilustres como José Quirós, Carlos Javier Álvarez Fernández o el ahora político Juan Carlos Suárez-Quiñones. ¿Significa esto un reto especial?
Representar a tus propios compañeros siempre es especial; pero desde luego, este reto se acentúa aún más ante la calidad profesional y humana de todos y cada uno de los compañeros que me han precedido, Los que cita e identifica en la pregunta, magistrados con una trayectoria personal intachable y por todos reconocida.

¿Cuál es la labor de un Juez Decano y qué retos se ha marcado para estos próximos 4 años?
Las funciones de los Jueces Decanos vienes concretadas en el Reglamento 1/2000, de 26 de julio, de los Órganos de Gobierno de los Tribunales, específicamente, en los artículos 84 y siguientes: ostentan la representación de todos ante los poderes públicos, preside las Juntas de Jueces para tratar asuntos de interés común que afecten a los titulares de los órganos jurisdiccionales; además y sin ánimo de exhaustividad, debe de velar por la correcta utilización de las dependencias judiciales y de los medios materiales; efectúa labores de coordinación de la actividad de los servicios judiciales, procurando que se presten con la mayor eficacia; supervisa el reparto de asuntos entre los Juzgados del partido judicial; o, finalmente, recaba los datos estadísticos relativos al funcionamiento de los Juzgados, emitiendo aquellos informes que le sean interesados por el Consejo General del Poder Judicial y las Salas de Gobierno de los Tribunales Superiores de Justicia.
Y en cuanto a los objetivos, pues seguir con la línea que ha seguido mi compañero Luis Alberto. Creo que lo que funciona no debe de tocarse y sí, dársele continuidad. Lógicamente, en estos próximos cuatro años surgirán situaciones nuevas que habrá que acometer; deben de ejecutarse las obras que solucionen los problemas de la fachada del edificio y deben de realizarse otras obras en el interior del edificio que estaban previstas y que por cuestiones presupuestarias y ahora, además, a consecuencia de la difícil situación económica actual han tenido que aplazarse o demorarse.

Llega al cargo en un momento especialmente difícil, ya que al habitual retraso en los procedimientos judiciales se suma ahora el provocado por el coronavirus con más de tres meses prácticamente sin juicios. ¿Cuántos casos hay pendientes de juicio en el Partido Judicial de León y cuánto tiempo será necesario para ponerse al día? ¿Qué medidas extraordinarias se van a poner en marcha para reducir esa lista de espera hasta unos límites aceptables?
La pandemia y la declaración del estado de alarma que se ha prolongado durante mucho más tiempo que el que podíamos imaginar allá por el 15 de marzo, ha tenido sin duda una importante repercusión en el ámbito judicial. Existen jurisdicciones donde el grado de afectación va a ser mayor como la laboral, el Juzgado de lo Mercantil o la jurisdicción civil pura, con reclamaciones económicas que sin duda se incrementarán debido a la crisis económica que ha dejado la crisis sanitaria. También en la jurisdicción de Familia, con un incremento de separaciones, divorcios y rupturas de la convivencia en las relaciones de pareja, o de procedimientos de modificaciones de medidas que tengan la finalidad de ajustar las prestaciones alimenticias a la nueva situación económica, significando como el pasado 30 de abril entró en vigor el Real Decreto ley 16/2020, de 28 de abril, que introdujo diversas medidas procesales y organizativas para hacer frente al Covid-19 en el ámbito de la Administración de Justicia.

Y respondiendo a la pregunta, al margen de no compartir la afirmación que contiene sobre que es habitual el retraso en la tramitación de los procedimientos porque "habitualidad" es una expresión que encierra una connotación de generalidad que no es real, no va a ser fácil hacer frente a la acumulación de asuntos que se ha generado; deben de adoptarse medidas "reales" de refuerzo allí donde sea necesario, sin restricciones y sin limitaciones.

¿Cuántos casos hay pendientes de juicio en el Partido Judicial de León y cuánto tiempo será necesario para ponerse al día?
No puedo realmente cuantificar el número total de señalamientos suspendidos; sí puedo decir que en el Juzgado en el que estoy destinado, Juzgado de Familia Nº 10, las actuaciones suspendidas (vistas, comparecencias, etc. ) han sido alrededor de 125. Es una cifra seguramente extrapolable a los demás Juzgados de la jurisdicción civil, con las peculiaridades que pueden darse en cada uno de ellos porque no todos llevan los mismos asuntos ni todos tienen el mismo reparto; y si han sido tres meses de paralización casi total, pues estaríamos hablando en términos porcentuales de un 25% de paralización en cómputo anual; pero eso no significa que para la recuperación se invierta el mismo tiempo, sino que necesariamente va a ser mayor, ello porque deben de volverse a señalar las vistas suspendidas en estos tres meses, aquellas otras que estaban pendientes y que no pudieron señalarse y, además, todo lo que está entrando desde que la actividad judicial se reactivó, que es más de lo que habría entrado en condiciones normales, a lo que debe de añadirse el inconveniente de que el número de señalamientos diarios es ahora inferior al tener que observar las necesarias medidas de seguridad e higiene.

¿Faltan en León Juzgados, jueces, personal? ¿Qué es lo más urgente?
Faltan jueces en León, como faltan en muchas partes del territorio y en suma en muchos de los partidos judiciales.Es una reivindicación recurrente y repetitiva a lo largo de los años porque se crean órganos judiciales a cuentagotas, lo que básicamente obedece a motivaciones económicas. Seguramente también se deberían de incrementar las plantillas. En Justicia siempre se ha improvisado en exceso. Estamos a 10/12 jueces por cada 100.000 habitantes, cuando en otros muchos países la ratio está en 19; se trataría casi de duplicar los efectivos existentes.Sería ilusorio pensar en llegar a los 45 que por ejemplo tiene un país como Croacia, pero ese escaso porcentaje es un dato que no varía desde 2014; España está por detrás de la gran mayoría de países de nuestro entorno. Hay jurisdicciones como la Social, donde las necesidades, quizás, son mayores. En León es absolutamente necesario, al menos un nuevo Juzgado de lo Social, la que está reforzada desde hace tiempo; si es así, es signo inequívoco de que se necesitan más Juzgados, salvo que la situación pueda obedecer a razones coyunturales. De todas, positivo sería el ir incrementando esa "ratio" de jueces existente, por ejemplo, hasta un número de, al menos, 15 por esos 100.000 habitantes. Pero la situación económica actual no ayudará y volverá a ser un obstáculo seguramente insuperable, aunque el análisis no debería de detenerse en el efecto de la crisis económica actual, porque en tiempos de mayor bonanza tampoco ha habido una voluntad decidida para acabar con la escasez de jueces; un último dato: estamos en la posición 22 de 27 países de la Unión Europea, tras la salida del Reino Unido el pasado mes de enero.

¿Existe excesiva carga de trabajo en los órganos judiciales?
Esta pregunta está relacionada con la anterior porque podría reflexionarse sobre si es solo la excesiva carga de trabajo la causa de los problemas de la justicia en España. La pregunta daría para un análisis mucho más profundo y pormenorizado, pero desde luego que si la percepción de la sociedad es negativa, ello no es un problema de eficacia, sino de falta de medios personales en la Administración de Justicia;. Los jueces, fiscales, letrados, funcionarios, todos los que estamos en este entramado que es la Justicia, trabajan mucho y bien, pero se necesita eficacia presupuestaria y organizativa. En todo caso, existen estudios que dicen que quienes tienen una mejor percepción de la justicia son causalmente quienes alguna vez han sido usuarios de la misma; y curiosamente son los que nunca han acudido a un Juzgado quienes peor percepción tienen del funcionamiento de la justicia. Eso es porque la opinión está "mediatizada" por lo que se dice, más no por las experiencias personales.Se habla de casos mediáticos, de la politización de la justicia, pero pocos conocen la justicia menor, que no menos importante, esa de la que nadie habla, la que imparten la gran mayoría de los jueces de este país, la silenciosa; que puede ser lenta en algún caso, pero insisto no por falta de rigor y de dedicación, sino por falta de medios personales y en muchos casos materiales. Además, las reformas procesales, en muchas ocasiones, no son más que parches. Por ejemplo, la polémica habilitación parcial del mes de agosto; no es desde luego una solución y sí una medida poco efectiva. Comparto la opinión de abogados y procuradores; una vista no sólo conlleva la presencia de los jueces, letrados y procuradores, sino que también intervienen testigos, peritos, etc., que en la mayoría de los casos disfrutan de sus períodos vacacionales en el mes de agosto. Celebrar juicios en este período sin duda va a conllevar numerosas suspensiones, precisamente por la imposibilidad de asistencia de esas personas, cuando no de las propias partes y por motivos justificados. En pequeños despachos ello supondrá una perturbación importante.Se trata, insisto, de una medida precipitada y sin calcular las consecuencias. No le veo ninguna ventaja; mucho más útil sería el incremento de la plantilla, los refuerzos personales, la solución debe de venir por otras vías.

¿En qué momento se encuentra el expediente digital?
El expediente digital es "deseable y necesario", pero ha seguido un camino "inadecuado, sin previsión, sin inversión suficiente, de forma incompleta, y con cierta precipitación e improvisación". La implantación del expediente judicial electrónico tiene diferentes velocidades y diversidad de medios según los territorios, y esto no es admisible para un Poder del Estado. La situación puede ser desconcertante porque es diferente según territorios de manera que se están ocasionando diferentes respuestas procesales dependiendo de la comunidad autónoma donde se tramite el procedimiento. Es necesario acabar con estas diferencias y distorsiones. El Poder Judicial no puede estar condicionado "por la mayor o menor generosidad de los poderes ejecutivos, bien el central, bien los autonómicos".

Los retrasos en la Administración de Justicia no pueden llegar a provocar injusticias que podrían evitarse sin tantos retrasos?
La justicia lenta llega, pero llega tarde. Y para que no sea lenta, la clave es la dotación de medios. Si el número de asuntos es muy superior al deseable, no será posible dar una respuesta en un tiempo razonable. Es fundamental un incremento de la inversión lo que supondría reformas estructurales y un aumento del número de jueces, fiscales y de la plantilla judicial; sin inversión no puede haber modernización, ni tampoco mejoras relevantes.

Usted es juez de Familia en el Juzgado 10. ¿Cómo afectará a su trabajo este nuevo cargo?
Bueno, en principio y con carácter general no afectará porque las funciones como Juez Decano en mi caso no supone que no siga desempeñando las que habitualmente tengo al frente del Juzgado de Familia en el que estoy destinado. En todo caso, sí existe la posibilidad de solicitar una exención de cierto porcentaje de reparto, que viene recogido en el artículo 166 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que debe de solicitarse y que puede estar entre un 20% y un 25%, que en caso de ser aprobado asumiría algún compañero que así lo solicitara.  

Se habla mucho de que el confinamiento está trayendo un aumento espectacular de las demandas de separaciones y divorcios. Se habla a nivel nacional de un aumento de hasta el 40%. ¿Cómo ha afectado el confinamiento a las relaciones de pareja y matrimoniales en León?
Hay que diferenciar la incidencia que el confinamiento ha tenido en el desarrollo de medidas ya establecidas judicialmente, especialmente las que se refieren a las custodias compartidas o al régimen de visitas y la que ha podido tener en matrimonios o parejas cuya relación o convivencia ha podido verse deteriorada como consecuencia de las restricciones. En cuanto a la primera situación, ha habido circunstancias que han motivado que los menores han pasado el confinamiento con uno solo de sus progenitores, surgiendo ahora el derecho del que se ha visto privado de las estancias a reclamar una compensación por días no disfrutados, el que de forma expresa se regula en el Real Decreto Ley antes referido. En cuanto a que el confinamiento haya podido ser un desencadenante de crisis matrimoniales o de pareja, el aumento de separaciones, divorcios y ruptura de parejas después de las vacaciones era ya un clásico en España; esto es, que la convivencia diaria, a veces, en vez de unir, separa. Y se trataba de periodos vacacionales, donde el estrés y las preocupaciones supuestamente se relajan, cuando no desaparecen y se trata de periodos relativamente cortos; aún así el roce surgía o podía surgir. Pero las parejas nunca se habían enfrentado a una convivencia obligatoria y tan estrecha, larga e intensa como la que ha impuesto el estado de alarma. Muchas, además, con problemas económicos acuciantes y con los hijos menores sin poder salir. Ello habrá supuesto, con total seguridad, que las separaciones y divorcios se incrementen.

¿Cómo ha evolucionado el tema de la custodia compartida en León? ¿Ya es mayoritaria la medida en las sentencias o sigue prevaley enciendo la custodia para la madre?
No se puede hablar de un criterio general en esta materia; cada caso es diferente y requiere un pormenorizado análisis de las circunstancias que concurren. Pero sí es cierto que desde 2013, el Tribunal Supremo ha establecido que el modelo de custodia compartida debe de ser el normal y, además, el deseable. Recientemente, el Pleno del Consejo General del Poder Judicial ha publicado una amplísima Guía de criterios de actuación en materia de custodia compartida, siendo un documento que pretende proporcionarnos una herramienta práctica a la hora de tomar decisiones relativas a la custodia de los hijos menores en los procesos de separación, divorcio o ruptura de la pareja. En todo caso, la custodia compartida es ya el régimen por el que se opta en aproximadamente un 25/30% de los casos, aunque los jueces echamos en falta una regulación que fije criterios claros para tomar la decisión. La necesidad de desarrollar una normativa estatal sobre la custodia compartida no se ha llegado a abordar de una manera decidida. Algunas comunidades -Cataluña, Navarra y País Vasco- tienen una regulación propia que establece este régimen como opción preferente, pero esta fórmula no convence a muchos sectores, que consideran que la única preferencia que debe prevalecer es el interés del menor. La Guía parte, en todo caso, de dos consideraciones básicas: una, que "ningún modelo de custodia es mejor o peor que otro por naturaleza, debiendo de determinarse en cada caso concreto, analizando las circunstancias específicas de cada familia", evitando posturas generales o estereotipadas sobre los distintos modelos de custodia; y dos, que la custodia compartida "no debe entenderse como un reparto aritmético de los tiempos de convivencia de los hijos con cada progenitor sino como ejercicio efectivo de una coparentalidad responsable, equiparando la dedicación a los hijos en términos de tiempo y esfuerzo y creado un vínculo afectivo que permita a los menores mantener el referente de ambos progenitores, tanto el materno como el paterno".

No sé si será un tema de su incumbencia, pero llama mucho la atención la cantidad de meses que el Palacio de Justicia está ‘adornado' con andamios. ¿Qué problemas tiene el edificio? ¿Se quitarán los andamios a corto plazo?
Bueno, seguramente por la incomodidad que supone y por lo llamativo que resulta parece que esos andamios llevan colocados muchos más tiempo del que en realidad es, prácticamente un año, lo que en todo caso ya es un período de tiempo apreciable.Confío en que las obras de reparación de la fachada se inicien a corto plazo, quizás después del verano y que a finales de año el edificio recupere su imagen habitual; para realizar una obra el camino no siempre es sencillo; existen plazos que hay que cumplir y la situación derivada del estado de alarma paralizó todo; una vez adjudicada la obra, lo que ya es un hecho, es cuestión de comenzar las obras, confiando, como he dicho que pasado el verano pueda ser una realidad, estando pendientes de acometer otras obras en el interior (por ejemplo crear una dependencia específica para el Juzgado de Guardia), que de momento deberán de esperar.

Finalmente, ¿tiene algún reto especial como decano de los jueces de León por cuya realización en su mandato le gustaría que le recordasen?
Ninguno en especial; querría simplemente que se me recuerde como un buen compañero por haber realizado correctamente las funciones como Juez Decano y por haber representado dignamente a todos los Jueces y Magistrados del partido judicial de León.

 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres