lunes, 18 de octubre de 2021 03:55 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
De vez en cuando

Entre máscaras y mascarillas

Para mañana, sábado 26, se anuncia la retirada de las mascarillas en los espacios abiertos. En los cerrados deberá mantenerse como medida precautoria. Lo anunció Sánchez, el presidente que mejor ha sabido arrimarse al sol que más calienta en la reciente historia democrática, y el encargado de aparecer ante la opinión pública a favor de obra para salvaguardar sus (personales) intereses políticos.

Archivado en: Julio Cayón, máscaras, mascarillas, Pedro Sánchez, Isabel Díaz Ayuso, Covid-19

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Julio Cayón
25/6/2021 - 01:10

Cuando pintan bastos -que es en la mayoría de las ocasiones- ya se preocupa de enviar a la ‘refriega' a uno de sus ‘propios', con el fin de que se escorne ante la situación creada o sobrevenida. Que no es lo mismo. El 'señorito', mientras, se atrinchera en La Moncloa y desaparece hasta que la dirección del viento cambia. Lo ha venido haciendo desde su asunción a la jefatura ministerial.
Sin embargo, el contrapeso a la decisión de prescindir parcialmente de las mascarillas lo están poniendo quienes saben realmente de qué va esto del germen matador; es decir, los expertos. Los científicos -de manera fundamental los epidemiólogos- están avisando de que aún es prematuro adoptar una medida de tanto alcance. El 'bichito', dejando aparte lo avanzado de la vacunación, sigue ahí. No se ha ido. Convive con la gente. La variante india del virus es la actual amenaza. Se esponja. Y eso es a lo que debería prestar atención el Gobierno y dejarse de zarandajas politizadas. Dicho esto -y al amparo de la populista determinación gubernamental- cada uno es muy libre de actuar a su leal saber y entender. O como le dé la gana. Allá cada cual.
Se podría invocar como puñetería, que en la Comunidad de Madrid -y en contra del enfoque del Gobierno en los momentos críticos de la pandemia- se actuó de forma opuesta a la ‘norma' dictada por el Ejecutivo. Y sí. Madrid permitió a sus administrados ciertas licencias de convivencia -muy estudiadas y valoradas por los especialistas sanitarios de la Asamblea madrileña-, prohibidas en el resto de las autonomías. Resultó un éxito. Circuló la hostelería, el comercio y otra serie de actividades imprescindibles. Y Madrid, mejor que peor, funcionó. Pero no fue un capricho de Isabel Díaz Ayuso. Tampoco un pulso al Gobierno sanchista -y cada vez menos socialista-, pese a que los medios de comunicación de izquierdas lo enfangaran. Ayuso llegó a esa conclusión, después de tener sobre la mesa de su despacho de la Puerta del Sol los informes sanitarios que validaban el arriesgado compromiso para con los madrileños. Así de simple. ¿Lo ha hecho Sánchez? Se admiten apuestas.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres