lunes, 18 de octubre de 2021 04:10 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Un amigo de León

Fiestas con baile

Tendría que empezar diciendo que hoy, excepto bodas y celebraciones donde predomina la gente de cierta edad, es raro ver a la juventud en los lugares de ocio bailando a lo "agarrao" (dos pasos a la izquierda y uno a la derecha) y con la pareja entre los brazos. Hoy no conozco salones de baile donde, al ritmo de una orquesta en directo, puedas dar rienda suelta a los sentimientos contenidos... Lo duro era dar el primer paso para sacar a la chica que, en principio, te gustaba.

Maximino Cañón
16/7/2021 - 04:40

Aquellas situaciones tenían sus riesgos pues, conservando la cortesía del momento, tenías que salir al ruedo para invitar a la chica que más te atraía, invitándola a bailar con aquel conocido dicho de entrada, ¿bailas?, y delante de las amigas que normalmente la acompañaban, pues ellas solían ir en grupo a la espera del galán que, siendo de su gusto, no fuera tan tímido que se tirara la tarde con cara de interesante, fumando un pitillo y tomándose un cuba libre, mirando a la orquesta pero sin atreverse a dar el paso.
Después estaba el bailón, que era el que no le importaba acercarse al grupo recibiendo calabazas, una tras otra, porque si no bailaba la primera, las demás no iban a ser "plato de segunda mano". El baile era el medio por el que más parejas se conocieron. Otro evento que propiciaba futuras uniones eran las bodas, haciendo bueno aquel dicho de: "una boda hace otra", de lo que yo, personalmente, doy fe.
Llegando el verano (cuando no había que llevar máscaras por el maldito Covid) las fiestas al aire libre se sucedían llenando de esplendor y de vida los pueblos y localidades de la provincia a la hora de celebrar el patrón o patrona. El mayor enemigo de entonces era el tiempo, ya que por aquel entonces no se llevaba, ni se podría por su coste, poner una carpa que asegurase la celebración esperada sin tener miedo al agua o al frío. Ese día se diferenciaba, además de por el esperado baile, por la Misa Solemne, el baile vermouth, la comida especial con postre de mazapán hecho en casa, café, copa de Veterano y una faria, cuando se podía fumar en cualquier lugar. Todo esto constituía el preámbulo de la fiesta a la espera del acontecimiento rey: el baile. En fin, que en aquellos tiempos se esperaba el ‘baile a lo agarrado', que duraba hasta que el cuerpo aguantara o la Guardia Civil lo permitiera y hoy, sin ninguno de estos miramientos, se ‘agarra' aunque no haya baile.
En recuerdo del pueblo de mi padre: REDIPUERTAS, cuando la Fiesta del Carmen se celebraba y vivía gente en las casas.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres