miércoles, 17 de agosto de 2022 15:45 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

Justificando gastos

Era por los años sesenta cuando, todavía y quizás fruto de la posguerra, los pueblos gozaban de una importante población con ayuntamientos y juntas vecinales dirigidas desde el centralismo y con una ausencia total de la autonomía de la que hoy gozamos. Los recursos económicos, de los que disponían, estaban supeditados a lo que desde el Gobierno central les eran asignados. En definitiva, debías de administrar lo que recibías sin rechistar, justificando lo gastado, como corresponde al uso que del dinero público se debe de hacer.

Archivado en: Manu Salamanca, Juntas Vecinales, Gobierno Civil, justificar gastos

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
08/10/2021 - 01:10

Lo que con esta columna pretendo expresar es el funcionamiento de algunos representantes de las juntas vecinales. El caso era que cuando necesitabas solicitar un permiso para llevar a cabo alguna actividad de competencia del órgano supremo provincial, cual era el Gobierno Civil, como mano ejecutora del Gobierno central, los gastos originados por el desplazamiento eran, como es lógico, por cuenta de la Junta Vecinal. En el caso que nos ocupa, una comisión de la misma se desplazó a León para solicitar un permiso o servicio del citado Gobierno Civil. Una vez en la ciudad se personaron en el citado órgano sin haber pedido audiencia previa, tan de moda en estos días, y se encontraron con la desagradable sorpresa de que la persona que debía recibirles para solucionar el asunto estaba ausente, dejando frustrada la gestión que tenían encomendada, pero con los mismos gastos que si el encuentro se hubiera llevado a cabo.
A tal efecto, y a la espera de tomar el transporte de vuelta al pueblo -entonces poca gente disponía de vehículo propio- tenían que comer con cargo a la Junta Vecinal con la correspondiente justificación para que así constara porque las cuentas debían de ser claras y, en el caso que nos ocupa, surgió la duda de cómo justificar las comidas cuanto la cuestión no había podido ser resuelta. Después de comer, mientras se apuraba el café, la copa y la faria, llegaron a la conclusión de que la verdad no tenía más que un camino, y como eran gente honrada que lo que pretendían era haber hecho una gestión en beneficio del pueblo que por causas ajenas no se había podido llevar a cabo, redactaron de común acuerdo el siguiente escrito, en una hoja de bloc para rendir cuentas: "Por ir a León y no hacer nada, en concepto de viajes, comidas y transporte, quinientas pesetas". Y es que a veces lo sencillo no necesita mayor explicación cuando vas con la cara por delante.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres