jueves, 8 de diciembre de 2022 07:21 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Mentiras y engaños

Supervivencia

Se trata de sobrevivir y perpetuarse. Nada más simple que eso. No le busquen más pies al gato de la guerra del PP, como no hubo que buscárselos a la no tan lejana en el psoe. Esto de destrozarse hasta que solo quede uno, pasa todos los días y a todas horas en todos los niveles de organización política.

Nicolás Pérez Hidalgo
25/2/2022 - 02:20

El problema es que antes no se enteraba ni dios y ahora se escribe, se radia y se televisa minuto a minuto, como si de un carrusel deportivo se tratara. La única diferencia (que no es poca) entre las dos guerras es quién elige al mandamás. O todo pichipata al corriente de pago votando en unas alegres primarias (que las cargar el diablo) o un grupito de mandamases reunidos un miércoles por la tarde. En el PP no eligen los militantes, sino los compromisarios y así es más fácil comprar el voto.
La realidad es que la criatura Casado no había nacido muy viva allá por el 2018. Fue el resultado de la fiesta cainita entre las dos sucesoras de M (punto) Rajoy. Entonces Feijóo rehusó entrar en la pelea, porque arriesgarse a perder no gusta a nadie. Es preferible un congreso a la Búlgara, como el que le van a preparar ahora. Ha sido siempre una cuestión de supervivencia. Como lo era para Pablito o para todos los que se sentaron para "aplaudir" sus últimas palabras el miércoles en el Congreso. Es seguir viviendo del cuento político hasta jubilarse en el cementerio de elefantes del Consejo de Europa o ponerse a trabajar de verdad. Por eso, no es de extrañar el comportamiento de las ratas que han saltado del barco cuando vieron que se hundía. Era eso o arriesgarse a no seguir en las listas o en los cargos (con derecho a paga claro) cuando llegue el nuevo en las nuevas citas electorales.
Al final, Pablo no ha sido el más listo de la camada criada a sus pechos por Esperanza Aguirre y educada en la escuela de la corrupción y la impunidad madrileña, como tampoco parece que lo haya sido Ayuso. A uno lo han despachado en menos que canta un gallo y a la otra veremos... Es de ingenuos pensar que el presidente del Partido Popular quiera limpiar el partido de corruptos. Simplemente se veía con el agua al cuello y había que moverse para sobrevivir. Lamentablemente, esta vez se movió y aun así lo arrastró la marea gallega.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres