lunes, 8 de agosto de 2022 18:48 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
mentiras y engaños

Tanatorios

Pocas cosas ejemplifican tan bien la realidad de la provincia como la noticia de que en Quintana del Marco pretenden cerrar definitivamente las escuelas para convertirlas en un tanatorio. De norte a sur y de este a oeste, numerosos medios se han hecho eco de la ocurrencia. Parece ser, que esa era la propuesta del equipo de gobierno de un ayuntamiento desconocido que se localiza allá por tierras de La Bañeza, rozando ya con Zamora. No pocos habrán tenido que ir a ver el mapa para localizar por dónde cae el pueblo en cuestión.

Nicolás Pérez Hidalgo
03/6/2022 - 01:10

Desconozco si el alcalde ha reculado al ver el revuelo que se ha montado estos días tras la recogida de firmas de sus vecinos y las nuevas propuestas de uso alternativo que le han dado al edificio. Pero la cruda realidad es que con la población envejecida con la que contamos en León, poco más se puede hacer. La mayoría de los pueblos de muchas de nuestras comarcas más deprimidas, apenas cuentan con unos cuantos vecinos viviendo todo el año. Por lo que no pocos alcaldes piensan (otro cantar es decirlo abiertamente) que lo que realmente les hace falta es un centro de día, una residencia de ancianos o un tanatorio para despedir más cómodamente al finado. Tener bibliotecas, centros culturales o deportivos solo sirve para entretener al veraneante, que en breve empezará a llegar con ganas de jolgorio y diversión, triplicando o cuadriplicando a la población invernal.
Mientras tanto, vemos como desaparecen los trenes y los apeaderos, suben desorbitadamente los precios de los billetes, los revisores hacen la vista gorda para hacer ver que nadie usa las líneas y así poder suprimirlas sin remordimiento de conciencia. Y aquí paz y después gloria, como en los tanatorios. Con estas políticas, está claro a que color se está apostando en la ruleta. Claramente al negro. Sigamos forzando a la gente a irse de los pueblos, porque alguien tendrá que llenar las casas que se vuelven a construir en las capitales al ritmo de antes de la crisis del 2008. ¡Ver para creer!
La pandemia fue solo un espejismo que hizo que unos pocos volvieran al pueblo, pero no a vivir de los recursos del pueblo. Si alguien pensaba que sus calles se llenarían de gente y de niños, se equivocó, como se equivocaba la paloma de Alberti.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres